10 consejos para el éxito

Abrirse camino es complicado y, por ello, te hemos preparado una lista de 10 consejos para que los tengas en cuenta a la hora de dar los primeros pasos en tu proyecto. 

  1. Trabaja en lo que te gusta: Estar relacionado con el campo del proyecto que vas a comenzar es muy importante. ¿No se aconseja  los escritores noveles que escriban su primera novela sobre un tema que conozcan bien? Pues puedes aplicarte el cuenta: si algo te apasiona y, además, tienes cierto conocimiento sobre ello te ahorrarás un montón de tiempo de investigación y te será más fácil conectar con la actividad y desarrollarla.

 

  1. Conecta con los demás: Da a conocer tu trabajo entre tu círculo más cercano y, de ahí, conecta con todo tipo de gente que pueda estar interesada en lo que haces. Cultiva las charlas informales y habla a todo el mundo de lo que estás haciendo porque, en cualquier parte, puede nacer una oportunidad.

 

  1. Rodéate de buena gente: Es importante que te rodees de buenos profesionales pero, también, que estos tengan calidad humana. Ese extra es un capital que te ayudará a atravesar los momentos difíciles y hablará bien de ti y de tu proyecto.

 

  1. Sé diferente: Sí, quizás tu proyecto está en un nicho donde hay mucha competencia. Por eso tienes que ofrecer un plus, pensar en un servicio que los demás no estén dando, en una imagen que llame la atención. En definitiva, tienes que dar algo que a los demás se les haya pasado ofrecer.

 

  1. Aprende de tus errores: El hombre es el único animal que tropieza dos (y tres y cuatro y cinco) veces con la misma piedra. Un tropezón es una oportunidad  para analizar y enfocar tu proyecto desde otro punto de vista.

 

  1. Aprovecha el día: El tiempo es un bien preciado y hay que administrarlo con avaricia. No pierdas horas preciosas del día en alargar reuniones  que no llevan a ninguna parte.

 

  1. Controla el gasto: No te vuelvas loco. Recuerda que, en la mayoría de los casos, juegas con tu capital pero también con el de otras personas. Mira cada céntimo y piensa en el lugar donde haga más falta.

 

  1. Los pies en el suelo: No lo abandones todo hasta que tu proyecto no esté funcionando al 100%. Agárrate a tus ingresos actuales el mayor tiempo posible y, después, da el gran salto. Te costará un poco pero los arranques siempre son duros. Cuando tu proyecto se asiente será el momento de abandonar por completo tus otras actividades económicas.

 

  1. Ten paciencia: Roma no se construyó en un día y, por supuesto, tu proyecto tampoco. La paciencia es necesaria para darte a conocer, ganar clientes y expandir las fronteras de tu trabajo.

 

  1. Prepárate: No dejes nunca de formarte. No dejes nunca de saber de los avances en tu radio de acción. El mundo se mueve muy deprisa y, en un abrir y cerrar de ojos, tu proyecto puede convertirse en algo completamente obsoleto.